jueves, 12 de marzo de 2009

TEORÍAS EVOLUTIVAS POSTERIORES A DARWIN.

 

A principios del siglo XX, con el redescubrimiento de las leyes de Mendel y el descubrimiento del fenómeno de la mutación genética, el darwinismo vuelve a cobrar fuerza. El aumento del registro fósil y la introducción de la estadística permiten la formulación en los años cuarenta y cincuenta de la teoría sintética de la evolución o neodarwinismo desarrollada por Theodosius Dobzhansky, Ernst Mayr y G.G. Simpson. Los principios de la teoría sintética son los siguientes:

                -Existen dos fuentes de variación en los organismos. Por un lado, las mutaciones, por otro lado, la capacidad casi ilimitada de combinación que tienen los genes como consecuencia del proceso de reproducción sexual.

                -La selección natural actúa sobre las combinaciones de genes anteriormente citadas, de tal manera que las mejor adaptadas a un ambiente concreto pasarán a la siguiente generación, siendo eliminadas las demás.

                -La selección natural actúa sobre las poblaciones, no sobre los individuos. La acumulación de pequeñas variaciones en las frecuencias génicas modifica de casi imperceptible a las poblaciones, de tal manera que con el paso del tiempo las diferencias serán tan grandes que podremos hablar de una nueva especie. Este proceso de transformación total y lenta de una especie en otra se denomina anagénesis.

La teoría sintética, en su estudio de las causas de la variación de frecuencias génicas en el seno de las poblaciones, también tiene en cuenta los siguientes factores: la migración de individuos de una población a otra y los fenómenos de hibridación entre especies afines, y el fenómeno conocido como deriva genética, resultando de vital importancia el tamaño de la población para comprender la incidencia de dichos factores.

En el estado actual de los conocimientos, esta teoría es considerada la más válida.

Frente a la idea de cambio gradual y continúo que presenta la teoría sintética, surge otra teoría que defiende una idea diferente. Frente a la acumulación de pequeños cambios dentro de una especie una idea diferente o entre especies muy próximas (proceso denominado micro evolución), existe otro proceso capaz de producir nuevas especies, e incluso nuevos grupos taxonómicos de una manera súbita. Dicho proceso se conoce como macroevolución. Esta nueva teoría se denomina equilibrio puntuado y fue desarrollada por los paleontólogos Stephen Jay Gould y Niles Eldredge en 1972. Para comprender bien esta teoría debemos tener en cuenta dos hechos fundamentales:

                -En el ámbito geológico, y teniendo en cuenta la vida media de las especies sobre la tierra, los autores estiman que el proceso de formación de especies es rápido porque ocurre en un lapso de tiempo de entre 5000 y 50000 años.

                -El registro fósil muestra que tras la aparición súbita de una especie, ésta no cambia sustancialmente durante el resto de su existencia, cifrada como media en 10 millones de años. Este fenómeno se conoce como éstasis.

Por lo tanto, la teoría del equilibrio puntuado defiende un mecanismo evolutivo rápido y por ramificación (cladogénesis). En palabras de S. J. Gould, que asemeja la evolución a una guerra:” breves períodos de terror seguidos por largos períodos de calma”.

En cualquier caso las dos teorías proponen un proceso de formación de nuevas especies a partir de una especie antecesora. Sí llevamos este proceso hacia atrás en el tiempo llegaremos a un organismo que podremos considerar como el antecesor de todas las especies actuales. Recibe el nombre de LUCA (Last Universal Common Antecessor).


Tags: teorías darwin evolutivas

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios